bando.es.

bando.es.

La cultura del clickbait y la polarización política

Introducción

En la era digital en la que vivimos, el periodismo se ha transformado de manera significativa. El surgimiento de las redes sociales y las plataformas en línea ha transformado la forma en que se consume y se produce la información. La inmediatez, la viralidad y la brevedad se han convertido en valores clave para los medios de comunicación en línea y en las redes sociales. Sin embargo, la cultura del clickbait ha venido a cuestionar la calidad e integridad de la información que se publica en línea, especialmente en el ámbito político.

¿Qué es la cultura del clickbait?

La cultura del clickbait se caracteriza por la producción de contenidos en línea con títulos atractivos y engañosos para captar la atención de los usuarios. El objetivo principal es generar tráfico y aumentar el número de visitas en la página o en la plataforma. Esta práctica se ha convertido en una táctica común para los medios de comunicación en línea. Los títulos engañosos pueden contener afirmaciones exageradas o incluso falsas con el fin de llamar la atención de los usuarios. Una vez que el usuario hace clic en el enlace, se le redirige a una página web con publicidad o con un contenido completamente diferente al anunciado en el título.

¿Cómo afecta la cultura del clickbait a la política?

La cultura del clickbait ha tenido un gran impacto en la forma en que se cubren y se procesan los temas políticos. La necesidad de generar tráfico y de aumentar el número de visitas en las páginas web de los medios de comunicación en línea ha llevado a que los contenidos políticos se produzcan y se publiquen con el objetivo primordial de atraer clicks, en lugar de buscar una información rigurosa y veraz. Este enfoque hace que las noticias políticas se conviertan en espectáculos, en los que se exageran las emociones y se busca generar emociones extremas en el lector. Así, las noticias políticas se dividen en noticias 'buenas' y noticias 'malas', sin importar la veracidad de las afirmaciones que se hacen.

La polarización política

La polarización política es una consecuencia directa de la cultura del clickbait. La práctica de producir contenidos exagerados y emocionales lleva a que se fomente una polarización cada vez mayor en la sociedad. Las noticias tienden a ser sesgadas hacia un determinado nivel político o partidista, y se argumentan desde la perspectiva de que "nosotros" estamos en lo cierto y "ellos" están equivocados. Este tipo de noticias genera una sensación de que el país está en crisis y que se debe tomar una posición más radical para solucionar los problemas reales. Por tanto, se propaga el extremismo político y se pierde el equilibrio y el sentido común.

La verificación de la información como solución al clickbait

La verificación de la información y el periodismo riguroso son la solución al problema del clickbait. Las plataformas de medios de comunicación en línea deben tener en cuenta que el periodismo no es sólo un entretenimiento, sino también una parte esencial de la sociedad. Por tanto, deben ser conscientes de su papel y responsabilidad, y producir contenidos de calidad y veraces. El periodismo riguroso no busca simplemente atraer al lector, sino más bien proporcionar una información detallada, verificada y contextualizada para permitir al público comprender la complejidad de los asuntos políticos y sociales. Aunque su resultado puede no ser tan viral como un titular sensacionalista y exagerado, es fundamental para la creación de una sociedad informada y equilibrada.

Conclusión

En resumen, la cultura del clickbait ha transformado la forma en que consumimos y producimos la información, y ha tenido un impacto negativo en nuestra sociedad polarizada. Sin embargo, la solución no está en prohibir el clickbait ni el humor en el periodismo, sino más bien en fomentar el periodismo riguroso y la verificación de la información. Sólo mediante la educación de la sociedad en el consumo crítico de los medios y en la comprensión de la complejidad de los asuntos políticos, sociales y económicos, podemos superar la polarización y construir una sociedad más informada y justa.